Bendición con el Santísimo Sacramento

S.: Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del altar.
P.: Sea por siempre bendito y alabado.

S. y P.: canto eucarístico.

S.: Les diste el pan del cielo.
P.: Que contiene en sí todo deleite.


Oremos:

Oh Dios, que nos dejaste la memoria de tu Pasión en éste admirable Sacramento, concédenos venerar de tal manera los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que podamos experimentar siempre en nosotros los frutos de tu Redención. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.


Alabanzas eucarísticas:

Bendito sea Dios.
Bendito sea su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios, en sus Ángeles y en sus Santos.

(El sacerdote da la bendición con el Santísimo.)

A continuación se hace la reserva del Santísimo en el Sagrario. Puede cantarse un canto apropiado.