COMÚN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

Estas Misas se dicen también en la conmemoración de santa María en sábado y en las Misas votivas de la Virgen María. En todas estas oraciones, donde dice « conmemoración » puede decirse en su lugar «memoria» si parece conveniente.

I. Tiempo durante el año

Estos formularios pueden usarse, según las normas, también en tiempo de Cuaresma, donde se realice alguna celebración de la Santísima Virgen inscrita en el calendario propio.

1

Antífona de entrada
Te saludamos, santa Madre de Dios,
porque diste al mundo al Rey que gobierna para siempre el cielo y la tierra.
 
Oración colecta
Señor Dios, concédenos gozar de la salud del alma y del cuerpo
y, por la intercesión de la santísima Virgen María,
líbranos de las tristezas de este mundo
y danos la eterna alegría.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
Escucha, Señor, la oración de tu pueblo
y acepta nuestras ofrendas, para que,
por intercesión de la santísima Virgen María, Madre de tu Hijo,
sea atendido todo deseo y escuchada toda petición.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la Virgen María (en las Misas votivas: en la veneración) o II - V
 
Antífona de comunión     Cf. Lc 11, 27

Feliz la Virgen María,
que llevó en su seno al Hijo del Padre eterno.
 
Oración después de la comunión
Después de recibir los sacramentos celestiales,
te suplicamos, Dios nuestro,
que cuantos nos alegramos en la celebración
de la santísima Virgen María,
a ejemplo suyo, colaboremos dignamente
en el misterio de nuestra redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada
Tú eres feliz, Virgen María,
porque llevaste en tu seno al Creador del universo.
Engendraste al que te creó, y para siempre permaneces virgen.
 
Oración colecta
Padre misericordioso,
ayúdanos en nuestra debilidad
para que, al celebrar a la Santa Madre de Dios,
su intercesión nos libre de todo pecado.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
En la conmemoración de la Madre de tu Hijo,
te pedimos, Señor,
que por la gracia de este sacrificio
nos conviertas en ofrenda eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
Prefacio I de la Virgen María (en las Misas votivas: en la veneración), ó II - V.
 
Antífona de comunión     Lc 1, 49

El Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas;
su nombre es santo.
 
Oración después de la comunión
Señor y Dios nuestro,
en esta celebración de la Madre de tu Hijo,
te pedimos que la participación
en los misterios de la redención eterna
nos conceda experimentar la abundancia de tu gracia
y nos lleve a la plenitud de tu salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

3

Antífona de entrada     Cf. Jdt 13, 18.19
El Señor, el Dios altísimo, te ha bendecido a ti, Virgen María,
más que a todas las mujeres de la tierra.
Él ha engrandecido tanto tu nombre,
que los hombres no dejarán de alabarte.
 
Oración colecta
Te pedimos, Padre,
por la intercesión de la Santísima Virgen María,
que quienes la veneramos en esta gloriosa conmemoración
merezcamos participar, también,
de la plenitud de tu gracia.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
Te ofrecemos con alegría este sacrificio de alabanza, Señor,
en la celebración de la Madre de tu Hijo,
y te pedimos que, por este sagrado intercambio de dones,
aumenten en nosotros los frutos de tu salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
Prefacio I de la Virgen María (en las Misas votivas: en la veneración), ó II - V.
 
Antífona de comunión     Cf. Lc 1, 48

Me llamarán feliz todas las generaciones,
porque Dios miró con bondad la pequeñez de su servidora.
 
Oración después de la comunión
Alimentados con estos dones,
te pedimos, Padre, que podamos confesar
con las palabras y las obras,
a quien recibimos en la eucaristía,
tu Hijo, nacido de la Virgen María.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.

4

Antífona de entrada     Cf. Sal. 44, 13.15.16
Los pueblos más ricos buscan tu favor.
La llevan ante el rey, con séquito de vírgenes;
con gozo y alegría, van entrando en el palacio real.
 
Oración colecta
Señor Dios nuestro, perdona los pecados de tus hijos,
y, ya que no podemos agradarte con nuestras obras,
concede que seamos salvados
por la intercesión de la Madre de tu Hijo.
Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
Recibe, Señor, los dones que te presentamos,
y haz que nuestros corazones,
encendidos por la luz del Espíritu Santo,
busquen y conserven tu palabra y tu voluntad,
a ejemplo de la Virgen María.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
Prefacio I de la Virgen María (en las Misas votivas: en la veneración), ó II - V.
 
Antífona de comunión

Alaben al Señor nuestro Dios,
porque en María, su servidora, manifestó su misericordia,
como lo había prometido a su pueblo Israel.
 
Oración después de la comunión
Alimentados con el sacramento de la salvación y de la fe,
te pedimos, Padre,
que celebrando con devoción a Santa María Virgen,
merezcamos participar, con ella, de tu amor eterno.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

5

Antífona de entrada     Cf. Lc. 1, 28.42
Alégrate, María, llena de gracia, el Señor está contigo.
Bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre.
 
Oración colecta
Dios nuestro, que entre los pobres y los humildes
elegiste a la Virgen María, para ser la Madre del Salvador;
concédenos que, como ella,
podamos ofrecerte una fe sincera
y pongamos sólo en ti la esperanza de nuestra salvación.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
Acepta, Señor, los dones de tu pueblo,
y concede que quienes celebramos el misterio
de la inmensa caridad de tu Hijo,
a ejemplo de la Virgen María,
seamos confirmados en el amor a ti y al prójimo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
Prefacio I de la Virgen María (en las Misas votivas: en la veneración), ó II - V.
 
Antífona de comunión     Cf. Sal. 86, 3; Lc. 1, 49
Virgen María, de ti se han dicho maravillas,
porque el Todopoderoso he hecho en ti grandes cosas.
 
Oración después de la comunión
Padre nuestro, por este sacramento concede a tu Iglesia
recorrer con entusiasmo el camino del Evangelio,
hasta alcanzar aquella paz gloriosa
de la cual goza para siempre la Virgen María,
tu humilde servidora.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

6

Antífona de entrada
Floreció el tronco de Jesé: la Virgen concibió a Dios y al hombre;
Dios restituyó la paz para reconciliar en sí el cielo y la tierra.
 
Oración colecta
Te suplicamos, Dios nuestro,
que nos ayude la gloriosa intercesión
de la santísima Virgen María,
y, librándonos de todo peligro,
nos conceda vivir en tu paz.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
Te presentamos, Señor,
estos dones de reconciliación y de alabanza,
y te pedimos humildemente
que, siguiendo el ejemplo de la Virgen María,
lleguemos a ser una ofrenda santa, agradable a ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
Prefacio I de la Virgen María (en las Misas votivas: en la veneración), ó II - V.
 
Antífona de comunión     Sal 44, 3
La gracia se derramó sobre tus labios,
por ello el Señor te ha bendecido para siempre.
 
Oración después de la comunión
Concédenos, Padre,
a quienes hemos recibido el alimento celestial,
que siguiendo el ejemplo de la Virgen María
te sirvamos con una vida pura
y con ella cantemos tus alabanzas.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

7

Antífona de entrada     Cf. Lc 1, 47-48
Dijo María: Mi espíritu se alegra en Dios mi salvador,
porque Él miró con bondad la pequeñez de su servidora.
 
Oración colecta
Dios nuestro, que elegiste el seno virginal de María
como digna morada de tu Hijo,
concédenos, con su ayuda,
participar con profunda alegría de esta celebración.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
Acepta los dones de tu pueblo, Señor,
en la conmemoración de santa María:
ella te agradó por su pureza
y, en la humildad, concibió a tu Hijo, nuestro Señor.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.
 
Prefacio I de la Virgen María (en las Misas votivas:
en la veneración), ó II - V.
 
Antífona de comunión     Lc 2, 19

María conservaba estas cosas
y las meditaba en su corazón.
 
Oración después de la comunión
Señor y Dios nuestro, te pedimos
que cuantos hemos recibido el alimento espiritual,
a ejemplo de la Virgen María,
te sirvamos siempre en tu Iglesia
y experimentemos el gozo de tu amistad.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

8

Antífona de entrada
Eres feliz, santa Virgen María, y digna de toda alabanza,
porque de ti nació el sol de justicia, Jesucristo, nuestro Señor,
por quien fuimos salvados y redimidos.
 
Oración colecta
Dios todopoderoso, concede a tus fieles,
confortados por la protección de la santísima Virgen María,
que por ella seamos librados de los males de este mundo
y alcancemos las alegrías del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las Ofrendas
Escucha, Señor, las plegarias de tus fieles
y recibe las ofrendas que te presentamos
en honor de santa María, Madre de Dios;
que ellas sean agradables a tus ojos
y nos obtengan el auxilio de tu protección.
Por Jesucristo nuestro Señor.
 
Prefacio I de la Virgen María (en las Misas votivas: en la veneración), ó II - V.

Antífona de comunión     Cf. Lc 1, 48

Dios ha mirado con bondad la pequeñez de su servidora;
en adelante todas las generaciones me llamarán feliz.
 
Oración después de la comunión
Alimentados con el sacramento de la salvación,
te pedimos, Padre,
que cuantos celebramos la fiesta de la Virgen María virgen,
la Madre de Dios,
merezcamos recibir los frutos de la redención eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

II. Tiempo de adviento

Antífona de entrada     Cf. Is 45, 8
Envíen los cielos el rocío de lo alto,
y las nubes derramen la justicia.
Ábrase la tierra y brote el Salvador.
 
O bien:     Cf. Lc 1, 30-32
El ángel dijo a María: Dios te ha favorecido.
Concebirás y darás a luz un hijo
y será llamado Hijo del Altísimo.
 
Oración colecta
Dios todopoderoso,
que por el anuncio del ángel hiciste que tu Verbo
se encarnara en el seno virginal de María,
concédenos, a cuantos creemos en su maternidad divina,
gozar siempre de su intercesión.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
O bien:
Dios nuestro, que elegiste a la Virgen María
para que fuese la Madre del Salvador,
dando así cumplimiento a tus promesas,
concédenos seguir los ejemplos
de aquella que te agradó en su humildad
y nos benefició con su obediencia.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
Acepta estas ofrendas, Señor,
y transfórmalas en el sacramento de la salvación,
en el cual, superados los sacrificios de la antigua alianza,
se ofrece el verdadero Cordero,
nacido de la Virgen María, Jesucristo, tu Hijo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.
 
Prefacio de la Virgen María I - V. Puede utilizarse también el Prefacio III ó IV de Adviento.
 
Antífona de comunión     Is 7, 14

Una virgen concebirá y dará a luz un hijo,
y lo llamará con el nombre de Emmanuel.
 
Oración después de la comunión
Dios y Señor nuestro,
te pedimos que los sacramentos recibidos
nos otorguen siempre tu misericordia
y, por la encarnación de tu Hijo Jesucristo,
danos la salvación a quienes celebramos fielmente
la conmemoración de su Santísima Madre.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.

III. Tiempo de Navidad

Antífona de entrada
La madre ha dado a luz al Rey, cuyo nombre es eterno;
tiene el gozo de ser madre y el honor de la virginidad.
No ha habido otra igual a ella, ni la habrá jamás.
 
O bien:
Virgen Madre de Dios,
aquél a quien el mundo no puede contener, estuvo en tu seno,
para hacerse uno de nosotros.
 
Oración colecta
Dios nuestro, que por la fecunda virginidad de María
otorgaste a los hombres la salvación eterna,
concédenos experimentar la intercesión de aquélla
por quien recibimos al autor de la Vida,
nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
O bien:
Dios nuestro, que quisiste que el Verbo eterno
naciera del seno de la Virgen;
te pedimos por la intercesión de Santa María,
que el esplendor de su presencia ilumine nuestras tinieblas
y su plenitud nos conceda la alegría y la paz.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
En la celebración de este santo tiempo
que has consagrado por el nacimiento de tu Hijo unigénito
y por el parto virginal de María,
te pedimos, Señor, que estas ofrendas nos santifiquen
y nos hagan renacer en Cristo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.
 
Prefacio de la Virgen María I - V.
 
Antífona de comunión     Cf. Lc 11, 27

Feliz la Virgen María
que llevó en su seno al Hijo del Padre eterno.
 
Oración después de la comunión
Alimentados con el Cuerpo y la Sangre
de tu Hijo, hecho hombre por nosotros,
te rogamos, Padre, que estos sacramentos
recibidos con alegría en la celebración de la Virgen María,
nos hagan partícipes de la divinidad de tu Hijo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.

IV. Tiempo Pascual

Antífona de entrada     Cf. Sal 29, 12
Tú, Señor, convertiste mi lamento en júbilo,
me quitaste el luto y me vestiste de fiesta. Aleluia.
 
Oración colecta
Dios nuestro, que has alegrado al mundo
por la resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo,
concédenos, por intercesión de su Madre, la Virgen María,
alcanzar los gozos de la vida eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
 
Oración sobre las ofrendas
Recibe, Padre santo,
la humilde ofrenda que, con alegría, te presentamos
en la conmemoración de santa María Virgen,
y concédenos que, asociados al sacrificio de Cristo,
recibamos el consuelo en la vida presente
y los gozos de la salvación eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
 
Prefacio de la Virgen María I - V.
 
Antífona de comunión

Alégrate, Virgen Madre,
porque Cristo ha resucitado del sepulcro. Aleluia.
 
Oración después de la comunión
Fortalecidos por los sacramentos pascuales, te pedimos, Padre,
que cuantos hemos celebrado la conmemoración
de la Madre de tu Hijo,
manifestemos en nuestra carne mortal la vida nueva de Jesucristo.
Que vive y reina por los siglos de los siglos.